martes, 10 de abril de 2012

Capítulo 6 :)

Narra Lidia
- ¿Diga? Contesté asustada, tuve que agacharme ya que entre tanta fan no oía nada. -¿Diga? repetí con al esperanza de conseguir entender algo.  
-Hola Lidia.. soy Margarita.. 
- Ya lo sé, respondí intrigada, Margarita nunca suele llamar si no es algo importante.
-¿Sucede algo? 
-Cariño, ya se que estás en la firma, pero tengo que contarte algo, no debería ser yo, pero tu padre no esta aquí. Deberías venir a casa. Me quedé de rodillas en el suelo esperando lo peor mientras decía - ¡Margarita habla!, Ella se hechó a llorar mientras yo gritaba asustada y mientras caía una lágrima por mi mejilla ¡ no por favor! ¡no puede ser!¡dime que no!.
- Si cariño, tu madre no ha podido seguir luchando, era demasiado duro para ella pero no se rindió hasta el final. Dijo Margarita intentando contener su llanto. Antes de acabar de hablar noté como todo oscurecía a mi alrededor.

Narra Helena
Vi cómo Lidia se desplomaba en el suelo cayendo su móvil en los pies de Niall. Estaba a su lado pero no llegué a cogerla. Se dio un golpe en la cabeza con la mesa de los chicos quedando inconsciente. Marta y yo corrimos hacia ella mientras todos nos miraban. Los chicos se levantaron también pero unos seguratas les impidieron acercarse haciéndoles seguir con la firma. Marta cogió a Lidia en brazos se le notaba que estaba asustada por como temblaba su voz al decir ¡ ayudadme! ¡por favor! ¡ayudadme!. Se imaginó lo que sucedía, pero era una chica fuerte, eso le caracterizaba. Un guarda espaldas se abrió paso entre la multitud que nos rodeaba, nadie prestaba atención, ya que los chicos estaban todavía en el salón. 

Narra Marta
Estaba realmente mal, el mundo se me había caído a los pies, mi madre había muerto y mi hermana se había hecho una brecha a parte de haberse quedado inconsciente por el golpe.
No podía más pero como siempre no dejaba que nadie lo notase. El guarda espaldas que nos ayudó se había llevado a Lidia a una sala con camillas y un botiquín. Mientras nos alejábamos me pareció oír gritar a uno de los chicos aunque no puede ver quien fue, estaba demasiado afectada. Vi salir a mi hermana después de mucho rato, llevaba una venda en la cabeza, sin pensarlo dos veces corrí hacia ella y la abracé con fuerza, se hechó a llorar sin control y yo no me pude contener.

Narra Helena
Nunca me había imaginado ver a las dos así, era demasiado, no se lo merecían. Nos llevaron a casa, no sabría decir quien exactamente pero era alguien de la compañía de seguridad del edificio. Las vi entrar a casa y me despedí. Sabía que todo iba a ser muy duro para ellas durante esos días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario